sábado, 24 de enero de 2009

JIGGING EN BENIDORM (2ª parte)

Locos de alegria nos pusimos todos manos a la obra y apenas dos minutos después era Santi quien subia lo que a pripori era otro denton y parecia de igual tamaño a juzgar de las cabezadas que daba a mitad de camino ya que llevava el carrete bien calibrado de freno las sacadas eran lentas y muy progresivas, esto junto a la accion de la caña en su flexion continua consiguieron subir de nuevo al bonito ejemplar a bordo, esta vez era un trofeo un poco inferior pues dio en bascula 6.550 kgms. Pero que dio batalla similar a su hermano mayor y es que a veces los hay muy muy matones que luego no pesan lo que parecian. A estas alturas la euforia se podia palpar entre la tripulacion, ya fuera de la mancha en sonda volvimos a ponernos justo encima pero esta vez no tuvimos mucha fotuna, lo intentamos una ultima vez y por fin me pude estrenar esta vez me toco a mi y desde luego que disfrute lo mio sacando un precioso denton de 5.450 kgrms. Llegados a este punto y a pesar de que todavía marcaba muco pescado la sonda decidimos dejar la zona descansar pues pienso que las buenas señas no hay que esquilmarlas y debemos tener el suficiente sentido comun y dejar que los animales se puedan repoblar en las piedras que son buenas ya que si las arrasamos de pescado tardaran muchisimo en volver a ser refugio de buenos ejemplares y fuimos a buscar otras piedras cercanas donde sabiamos que podria haber mas pesca. Esta vez provamos en un pecio que se encuentra a 68 metros de profundidad . Nada mas caer el primer jig jose se encontro de nuevo con la fortuna, apenas habia dado dos golpes de manivela y ya estaba batallando con otro denton, que al parecer era de inferior talla a los anteriores, pero igualmente considerable, con este ya eran cuatro bonitos ejemplares los que llevamos a bordo. Casi con la decisión de terminar en breve de un modo subito jose y yo tuvimos una picada a la vez y antes de llegar a subir los ultimos dentones decidimos que si subian a bordo dejariamos por ese dia la pesca, pues seis Dentones de tallas considerables era ya mas que suficiente por un dia , ademas nos llevavamos dos buenas piezas por cabeza y eso era mucho mas que una buena pesquera. Finalmente nos quedamos con un ejemplar cada uno y los otros tres los entregamos a la beneficencia. Lo increíble de todo es pensar que en mas de cuaro horas de curri ni siquiera una picada y luego en menos de dos horas seis piezas de campeonato, y es que realmente la actividad de los peces es algo que por mucho que se teoriza no se puede llegar a explicar con certeza.
Publicar un comentario