sábado, 6 de junio de 2009

PESCA CON NIÑOS


A casi todos los padres nos hace ilusión que a nuestros hijos les guste la pesca, el porque es algo fácil de imaginar, tener aficiones en común une, y además nos sirve para que las salidas a pescar no sean exclusivamente una razón de evasión de la familia, sino una razón de evasión con la familia, o con parte de ella. Hay que tener en cuenta bien desde el principio, que cuando los niños son pequeños no se les puede exigir nada, ellos salen a divertirse como nosotros, pero la diferencia es que son niños, y los niños se divierten jugando, por lo que el tema de la paciencia lo llevan mal, hay que pensar que cuando salimos a pescar con niños pequeños, no estamos realmente saliendo a pescar nosotros, sino que estamos saliendo a inculcarles el amor por la pesca, con lo que no se puede nunca ser estricto ni aburrido, hay que salir a que pesquen ellos, y esto implica olvidarnos de nosotros mismos durante esa salida. Hay que buscar pescas fáciles en las que los niños puedan por encima de todo disfrutar, y si lo hacen con amigos mejor, es mas divertido, también aconsejo si se puede llevar un vivero y mantener el pescado vivo para darles siempre al final de la jornada la oportunidad de que decidan si se llevan el pescado a casa (con la condición de que hay que comérselo) o de lo contrario si lo quieren liberar y disfrutar del acto de la suelta. esta cultura es fundamental si queremos que el día de mañana ellos puedan seguir pescando. Una jornada de pesca para un niño puede ser inolvidable tanto por buena como por mala, de modo que seamos inteligentes y "egoístas" pensando en hacer las cosas para ellos que en un futuro nos serán recompensadas con creces. Desde el desayuno de madrugada en el bar de pescadores, pasando por la salida del sol en el barco "posible su primer amanecer" hasta sus primeras capturas.
Publicar un comentario