jueves, 14 de enero de 2010

PESCA CON CEBO VIVO


Hay muchas maneras de efectuar esta pesca, hoy voy a analizar en profundidad una de las ticónicas mas utilizadas en esta disciplina. Concretamente se trata de la pesca al pairo, garete o, ronza (ronsa). Para desarrollar esta modalidad no hace falta ningún equipo sofisticado ni material especial, seguro que tenemos en el barco todo lo que hace falta, Hay dos aspectos realmente importantes para esta disciplina, el primero e indispensable es tener cebo vivo, y el segundo es saber donde hay grandes depredadores en acción, teniendo estos dos aspectos claros la pesca esta servida. Voy a utilizar como ejemplo un montaje que compre en italia en la tienda de mis amigos Big fisherman, pero que fecalmente podéis realizar vosotros mismos, y que a ellos les da muy buen resultado , se que en Murcia y en Cadiz se utilizan aparejos y técnicas similares,de modo que veamos. Por un lado tenemos el pie, o leader ya preparado con dos anzuelos, uno fijo que es el que pesca generalmente y otro corredizo que es el que agarra el pez presa por el morro y lo pasea (fijaros en el detalle del montaje italiano, no lleva nudo, es un tubito que permite que deslice cuando es necesario, curioso, y lo mejor es que funciona) , este leader es de tres o cuatro brazas (de siete a nueve metros aprox), y acaba en un quita vueltas tipo barril, sin imperdible, este ha de ser lo suficiente mente pequeño como para pasar por las anillas de la caña, y lo suficientemente fuerte como para aguantar un mínimo de 50 kilos, nunca se sabe ... Este leader es de 70 lb. es aconsejable que lo estiremos y tensemos bien, bien fuerte antes de pescar para que pierda el hilo la rigidez con la que viene de casa y quede lo suficientemente blando como para que no le moleste al pescado y pueda el mismo nadar a su antojo sin mas problema que los piercings.
Luego necesitaremos un plomo de pera de aproximadamente 400 grms. que ataremos a un terminal de nylon de unos 50 centímetros y este al quita vueltas, el cual tendremos que unir lógicamente a la linea madre, quedando de la siguiente manera.
A la caña aconsejo ponerle un cuenta metros para saber exactamente a que profundidad dejamos caer el cebo. Una vez encima del punto de pesca debemos de comprobar primero que hace la corriente y hacia donde nos lleva, para calcular cual sera nuestra trayectoria, una vez analizado volveremos a poner el barco en la trayectoria que ha descrito la derrota y la piedra donde queremos que pase, pero con la precaución de ponernos unos 100 metros antes, de este modo tenemos tiempo de prepararlo todo y que cuando pasemos por encima esté todo correctamente puesto, y además no es aconsejable bajar el pescado justo encima de la piedra pues los peces se asustan con facilidad o por lo menos desconfían rápidamente. Bien una vez listos dejamos el pez en el agua y el plomo y vamos dejando caer el vivo tantos metros como deseemos, por lo general en las pasadas preliminares habremos visto a que altura hay posibles depredadores, y de este modo tendremos claro cual sera nuestra profundidad ideal, así que con el cuenta metros medimos exactamente a que profundidad queremos que navegue nuestro invitado, y una vez llegado a ella se frena el carrete, se saca el hilo del cuenta metros y a dejar pasar el tiempo, eso si, siempre muy atento a la punta de la caña. A mi me gusta para esta pesca usar los cañeros que se ven en la imagen pues permite que la linea salga a plomo sin tocar el barco y cuando hay picada la acción de la caña se desarrolla mucho mejor. No dejar nunca la caña sin su fijación de seguridad, solo hay una cosa peor que perder un pescado, y es perder un pescado y que este te robe tu equipo. Una vez en acción de pesca siempre debe estar el carrete con el freno accionado y nunca dejamos de mirar el puntero de la caña, esto nos permite ver y notar cuando el cebo se pone nervioso por la presencia de algún depredador, cuando empezamos a ver que el puntero cobra vida ya sabéis, hacer firme la caña, clavar bien clavado el pescado y manos a la obra, a lucharlo hasta el final, cuando ya estáis casi acabando y el plomo se acerca al puntero, podéis cortar el hilo del plomo y seguir recogiendo, esto permitirá que entre todo el lider en la caña, y cuando el pescado es de dimensiones considerables es necesario, pues puede quedar batalla todavía por delante. El momento de la picada es delicado pues dependiendo de que especies pescas se debe actuar de formas distintas, lo explico, si las especies que buscamos son de roca como el mero, la sama o el denton, y los animales son de medidas considerables lo que se acostumbra ha hacer es frenar bien la caña y cuando la picada se da, inmediatamente se da marcha al barco sin tocar la caña y se marcha a a 3 o 4 nudos unos 50 metros con la pretensión de no permitir que el animal se enroque, pues si come y se enroca ya es muy difícil sacarlo, y una vez en marcha se coge la caña y a la par se empieza a recoger, de modo que cuando el barco para de nuevo ya esta el pescador manos a la obra y el pescado ha perdido su gruta de referencia para volver lo que posibilita la victoria, sin embargo si se trata de lecholas ese problema no se da por lo que se puede pescar sin tocar la marcha y que todo el merito sea de pescador.


El primer día que use este aparejo me sorprendió un denton de 5 kilos, y el segundo esta preciosa lechola de 16 kilos.
La caña a usar va al gusto son tan validas las de curri como las de jigging, lo importante es un buen carrete con mucho hilo y un buen freno, especialmente para esta pesca hay un carrete que recomiendo por encima de cualquier otro y es el Fin-Nor Offshore es un tractor y tiene la mayor capacidad de hilo que hay en el mercado, es un carrete robusto y con un freno potente, lo que lo hace ideal, además un precio muy muy interesante, lastima que no tenga antirretroceso, que si no los estela y saltiga se íban a enterar...
Espero que os haya sido de interés, si tenéis dudas o comentarios, no dudar es escribirme y recordar nos leemos en www.pesca2.es
Publicar un comentario